334

Esta vieja es tan mentirosa que ni vergüenza tiene para mentir

Mi collar favorito lo perdi en la escuela. Más tarde, vi a otra chica que lo llevaba puesto. Cuando le dije que era mío, ella me acusó de intentar robar su collar y que era un regalo de su hermana. Podría haber pensado que tenía un collar idéntico, excepto que yo lo hice a mano.

No comments yet.

Deja un comentario